Clara

Creo que nunca vió unos ojos tan hermosos como los de esa tarde lluviosa de octubre...
Nunca creyó en el amor a primera vista, hasta que la vió ahí... tan frágil, tan simple...
Con esos dos luceros hipnotizantes, atrapantes...
No entendía la pureza del amor, hasta que ella llegó.
Le enseñó a ver bellas, las cosas más simples.
Le hizo entender que nada se pierde mientras uno no lo abandone.
Y cuando llegan esas tardes , esas noches de angustia, ansiedad y dolor... Cuando siente ese nudo en la garganta que parece imposible de desatar
... Sólo gira la cabeza a la derecha, y ahí está, ahí la ve... Tan frágil, tan simple, con esos dos luceros atrapantes,  hiptnotizantes.
Gira a su derecha,  y ahí la ve...  Pura... Clara.
Vale-

Entradas populares