Soltar

Soltar.


Soltar también es bueno (¿quién dijo que es malo?)
No tiene por qué ser triste.
No tiene por qué ser amargo.
Tenemos que soltar lo que nos pesa, lo que nos duele,
 lo que nos ata.

Si. Esas cosas que no querés soltar… esas también.

Aferrarse, genera esa innecesaria permanencia.
Esa absurda e involuntaria dependencia.
Aferrarse nos deja encadenados.
Te atas vos, atas al otro.
Si. Hablo de personas.
Hablo de esa persona que no querés soltar.

Respirá.
Cerrá los ojos.
Soltá.
Aliviá ese peso.
Deja que el otro vuele.
Hay personas que son el viaje y no son el destino.
Pero que viaje…


Entradas populares