Entradas

Mostrando entradas de 2018

De a dos

Imagen
Camino largo, lleno de piedras.
Camino difícil, inesperado.
Vamos sorteando obstáculos, cual caballo saltando barreras.
Vamos esquivando baches en el camino, tomándonos de las manos,
evitando uno la caída del otro.
Así recorremos el camino tu y yo.
Compañeros.
De a dos.

Parar el tiempo

Imagen
Llegar del trabajo. Verte dormir. Sentir tu respiración. Recostarme a tu lado. Ver que por ese instante, no existe nada más. Salvo vós. Eso es parar el reloj. Parar el tiempo. 

Libre

Imagen
Desde la comisura de tu leve sonrisa,
hasta cada lunar en tu piel. Desde el color de tu camisa, hasta el tono de tu voz. Así te quiero. Soberbio, voraz, cómplice, amigo, amante, confidente... Libre.

Clic

Imagen
Abriste los ojos.
Otro día. Otro lunes. Si, otro día más. Y yo acá, pensando en vós. Sos esa imagen recurrente, esa que se repite como el tic tac del reloj.  Quiero borrarte, ¡quiero que te borres! ¡Me urge arrancarte de mi alma!  Otro día. Otro lunes.  Si, otro día más. Otro día más donde espero esa especie de “clic mágico” que me toque el interior, que recorra mi alma y casi mágicamente te saque de mi corazón, ...pero que no llega.

Quiero que...(vos sos vos).

Imagen
Quiero que te decepciones. Que llores. Que te frustres. Que te permitas caer. Que te permitas sentir. Que entiendas que la vida es todo ésto y mucho más. Que nos podemos caer tantas veces como nos podamos levantar. Que vamos a cargar tanto como podamos llevar.  Entendé que no somos perfectos. Entendé que no somos más que ésto. Somos seres que muchas veces juegan a lo ideal.
No te dibujes la sonrisa en la cara si no la querés. No te obligues a ser quien no querés ser.
Permitite ser , vivir, pensar y sentir.  No te condiciones. No te reprimas.
Vos sos vos. 

Fecha de vencimiento (Vos y mi reloj, parte dos)

Imagen
Uno elige con qué quedarse después de que pasa el furor.  Uno elige con qué quedarse luego de qué pasa la fecha de vencimiento de lo que se siente en el interior. Quisiera creer que los sentimientos no se vencen, pero si. Se vencen. Dejan de ser como eran. 
Te das cuenta de que terminó el furor cuando ya no sentís esa revolución en ningún rincón de tu interior. Te das cuenta de que terminó cuando la respiración ya no se te entrecorta y el tiempo ya no se detiene.
Lo mismo que me hizo escribirte cuando detuviste mi reloj, es lo mismo que me hace escribirte hoy, para contarte que el tic tac en mi interior... nunca dejo de correr. 
El mundo sigue girando, el tiempo sigue corriendo, me sigo deteniendo a mirar los árboles que tanto me gusta mirar, pero ésta vez... sin pensar en tu mirada, ni en tu ausencia. 
El tiempo corre, y yo corro con él.


Cómo cuidar nuestra salud mental ante el caos de la vida diaria

Imagen
Vivimos en un mundo controlado por el dinero, por los creditos, las tarjetas, la tecnologia, el trabajo muchas veces excesivo, el agotamiento de la vida diaria. Somos seres rutinarios y al final del día, nos recostamos con la cabeza a mil, pensando en manaña, en pasado, y así la vamos llevando. Olvidándonos de nosotras. La salud mental, es un estado de bienestar que nos ayuda mucho, donde nos damos cuenta de nuestras aptitudes y competencias. Una buena salud mental, puede ayudarnos a afrontar las presiones normales de la vida, pero con otra perspectiva, con la mente un poco más clara. Una buena salud mental, nos ayuda a trabajar de manera provechosa y productiva. Nos genera esas ganas de querer hacer una contribución a nuestro entorno.  Pero tenemos la otra cara de la moneda, hoy en día, es muy común que nuestra salud mental se vea afectada, y no debemos sentirnos sentirnos abrumados por ello. No lo tomemos como tabú. No estamos solas. La inseguridad, la desesperanza, la violencia, los pr…

Cosas simples

Imagen
El aroma de tu perfume cuando te saludo de casualidad. Salir y ver el sol brillante... y a la temperatura justa.  Comer un chocolate en la cama. Ponerte esa ropa cómoda de entre casa. Desactivar la alarma porque al otro día es tu día libre. Sentir el calor de tu cuerpo cuando levanta temperatura una noche cruel de invierno.  Soltarse el pelo para ir a dormir  Pequeñas libertades desenfrenadas... Al menos para mi.  Cosas simples.