Cómo cuidar nuestra salud mental ante el caos de la vida diaria

Vivimos en un mundo controlado por el dinero, por los creditos, las tarjetas, la tecnologia, el trabajo muchas veces excesivo, el agotamiento de la vida diaria. Somos seres rutinarios y al final del día, nos recostamos con la cabeza a mil, pensando en manaña, en pasado, y así la vamos llevando. Olvidándonos de nosotras.
La salud mental, es un estado de bienestar que nos ayuda mucho, donde nos damos cuenta de nuestras aptitudes y competencias. Una buena salud mental, puede ayudarnos a afrontar las presiones normales de la vida, pero con otra perspectiva, con la mente un poco más clara.
Una buena salud mental, nos ayuda a trabajar de manera provechosa y productiva. Nos genera esas ganas de querer hacer una contribución a nuestro entorno. 
Pero tenemos la otra cara de la moneda, hoy en día, es muy común que nuestra salud mental se vea afectada, y no debemos sentirnos sentirnos abrumados por ello. No lo tomemos como tabú. No estamos solas.
La inseguridad, la desesperanza, la violencia, los problemas de índole económico o social, todo lo que afecte nuestra salud física, las diferencias socioculturales, las experiencias de la vida diaria, con los pares, con los compañeros de trabajo, con la familia, con problemas no resueltos... Todo esto, repercute en nuestra salud mental, en nuestro equilibrio, en nuestra armonía.
La salud mental va de la mano con la salud física. Yo me atrevería a decir que es trascendental para una salud física adecuada. También para la recuperación de enfermedades físicas. Es básico para el bienestar social. Favorece tu calidad de vida.
Entonces: ¿Qué puedo hacer para ayudarme? ¿Qué puedo hacer para no generar un sobrepeso mental? ¿Cómo corto con todos estos pensamientos recurrentes? ¿Cómo puedo alivianar todo ésto que me pasa? Comparto aquí algunas recomendaciones que me han resultado útiles.

Primer paso, recordar que depende de mi 

Todo comienza en mi. A este estado de aceptación, le sumamos actividades y hábitos que pueden coadyuvar a que mantengamos equilibrio entre nuestra mente y nuestro cuerpo.
Los factores más influyentes son:
- Buenos hábitos alimenticios (comer sano nos llena de energía y positivismo).
- Ejercicio (no digo ir a un gimnasio todos los días, muchas veces no se puede, pero podemos salir a caminar, ir a una plaza cercana, hay muchas otras alternativas).
- Relaciones sanas y saludables.
- Buen descanso.
- Hacerte un lugarcito para vos (ir a la plaza, leer un libro, sentarte debajo de un árbol solo a sentir el aire en la cara, ir a una playa, ir a un museo, ver algún deporte, hay un sinfín de actividades recreativas).
- Ponete el objetivo de generar el hábito del a lectura. Leer, enriquece la capacidad de atención e incrementa la memoria, aumentando así la motivación y reduce el estrés.
- Apartar un tiempo para el descanso y para disfrutar lo que te guste hacer.
Tenemos que reflexionar en la vida como el mayor regalo que hayamos recibido. Depende de cada una, realizar las acciones de salud necesarias para cuidarla.

Valeria Rodríguez
Escritora
valerodlar1@gmail.com
Instagram @valerodlar
Este artículo tiene como finalidad ser informativo. Por información médica consulta con una profesional. Comuna Mujer no proporciona consejos médicos, ni recomendamos productos o servicios de atención de salud.

Entradas populares de este blog

Querida y odiada ttm

Diez centímetros