Clic

Abriste los ojos.
Otro día. Otro lunes.
Si, otro día más.
Y yo acá, pensando en vós.
Sos esa imagen recurrente, esa que se repite como el tic tac del reloj. 
Quiero borrarte, ¡quiero que te borres!
¡Me urge arrancarte de mi alma! 
Otro día. Otro lunes. 
Si, otro día más.
Otro día más donde espero esa especie de “clic mágico” que me toque el interior, que recorra mi alma y casi mágicamente te saque de mi corazón, ...pero que no llega.

Entradas populares de este blog

Querida y odiada ttm

Diez centímetros

Cómo cuidar nuestra salud mental ante el caos de la vida diaria